Libro J A Fox

James A. Fox y la magia del ring

Quizá os haya sucedido alguna vez: la emoción del descubrimiento; un fotógrafo, un escritor, un director de cine, un lo-que-sea-que-te-haga-sentirte-vivo que de repente llega a nuestras manos: la obra de alguien que nos era desconocido y que tiene sobre nosotros un efecto demoledor: fascinación, por ejemplo. Experimentar esa sensación, en mi caso se asemeja muchísimo a la de ir a la calle a hacer fotos y llegar a casa sabiendo que en mi cámara tengo LA foto; un tesoro que he robado, desenterrado, de entre todo lo que mis ojos vieron durante la salida.

 

Hace ya varios años que practico boxeo en el Azteca Box, una Escuela de Boxeo que se sitúa en pleno centro del Ventorrillo de A Coruña, barrio que vio nacer, entre otros, al gran Pucho Boedo, el mejor crooner que haya visto la escena española (y lo sabes) En el Azteca no sólo aprendes a boxear, sino que aprendes a no pelearte, aunque parezca contradictorio. Y además uno tiene la suerte de entrenar entre libros. Luis Suárez, el padre del invento, y Andrés Valeiro, entrenadores del gimnasio, han creado una biblioteca que se nutre de donaciones y que está a disposición de todo aquél que quiera disponer de ella; es aquí donde, al fin, llegamos al meollo de este artículo: el descubrimiento, gracias a Andrés “Magic” Valeiro, de uno de los libros de fotografía más emocionantes que haya llegado a mis manos en los últimos años: “BOXEO”, de James A. Fox.

 

Boxeo, libros y fotografía, una mezcla que a priori no parece funcionar bien, pero que se combina a la perfección para crear algo maravilloso.

 

James A. Fox es un fotógrafo británico, que además de ser muy bueno en su oficio, ha sido editor de la Agencia MAGNUM durante más de 35 años; rodeado de grandes maestros de la fotografía, desarrolló casi de tapadillo una carrera como fotógrafo centrada casi exclusivamente en el deporte que lo atrapó: el boxeo. Durante toda su vida retrató gimnasios, vestuarios, combates; triunfos y derrotas. Con una sencillez y una crudeza apabullantes, J. A. Fox ha logrado fotografiar algo que para mí ha sido siempre un imposible: la esencia de un deporte controvertido; sin sesudas reflexiones, sin justificarse por nada, sin cortapisas, sin anestesia: sangre, sudor y lágrimas, y nada de ello en sentido figurado. Con unos encuadres maravillosos, en película de blanco y negro, huyendo de la hipernitidez que parece ser una de las lacras de la fotografía actual, el británico nos muestra la desnudez de unos hombres y mujeres que tratan de abrirse camino en el mundo a puñetazo limpio. Podría parecer un topicazo, una grandilocuencia visual en la que es fácil caer: alguien quiere fotografiar el choque de dos tipos que se suben a un ring a partirse la cara, una metáfora simplona sobre la crudeza de la vida, la fragilidad del ser humano y bla-bla-bla-bla-blaPues no. Nada de eso. No es un telefilme de mediodía de Antena 3; se parece más a “Toro Salvaje”, aunque con ello haya caído yo en el tópico que acabo de criticar. La visión que James A. Fox nos muestra del boxeo es la que tiene ÉL; un ÉL con mayúsculas (que nadie se eche las manos a la cabeza, que no tiene nada que ver con un “EL” bíblico, no soy tan excesivo) Después de pasarse décadas entre boxeadores, de ser amigo de varios, de haber visto las miserias y las alegrías de un deporte que muchos odian y pocos comprenden, este tío nos deja una serie de tomas que nada más verlas provocaron en mí las ganas de hacer fotografías, algo que en mi caso es señal de estar viendo un trabajo genuino, sincero, limpio de pretensiones, y que me provoca envidia, la envidia que da el no haber encontrado un camino que exprese lo que yo pienso del boxeo y que al mismo tiempo me da la satisfacción de sentir que otro fotógrafo ha podido retratarlo sin estar dentro de mi cabeza; qué sensación más curiosa, y quizá pretenciosa, el creer que uno puede estar a la altura de las fotografías de todo un editor de MAGNUM… No van por ahí los tiros: es más la percepción de estar viendo algo que encaja con lo indescriptible que llegan a ser para mí las cosas que me apasionan, las que cuesta poner en palabras y que son las que merecen la pena. Cosas como el boxeo y la fotografía.

4 Comentarios

  1. Dani

    Qué gran artículo Xavi

    Responder
    • Xavi Gantes

      Mil gracias, Dani!! Todo un descubrimiento, J. A. Fox

      Responder
  2. Chelo

    Precioso el articulo. Que bien transmites la pasión de la sencillez y lo verdadero.

    Responder
    • Xavi Gantes

      ¡Muchas gracias, Chelo! Intento compartir mis sensaciones sobre todo aquello que me llena y me alegro de que te haya llegado

      Responder

Dejar una respuesta a Xavi Gantes Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *